jueves, mayo 17

NUESTRA HERENCIA PURITANA
Vivimos entre dos extremos, o somos partidarios de mucho conocimiento doctrinal e intelectual (Que son muy pocos), pero sin combinarla con la piedad, la práctica cristiana y la humillación. Es decir un evangelio de la cabeza, pero que no llega al corazón. O como muchos otros cristianos que están al borde de tergiversar la doctrina reformada. Para unirse a un sentimentalismo o emociones extrañas, no biblicas, llenas de promesas de prosperidad y de fácil solución para los problemas. Donde el énfasis principal está en el hombre y no en la Gloria de Dios. Olvidando el legado de los reformadores de SOLA SCRIPTURA. SOLA GRATIA,SOLA FIDE,SOLO CRISTUS Y SOLA DEO GLORIAM. En este sentido este triste cuadro, a veces desalentador, creemos que Dios nos ha mostrado un rayito, que pensamos es una luz de esperanza para el pueblo cristiano de hoy. ¿QUÉ ES EL PURITANISMO? El nombre «puritano» fue dado a esos protestantes que clamaban por una doctrina, culto y vida práctica basada totalmente en la Palabra de Dios. Buscaban la pureza de la Palabra de Dios y la pureza de doctrina y del culto. Por lo tanto fueron llamados «puritanos» por sus enemigos (los papistas y muchos anglicanos). Al principio no les gustó el nombre, pero luego llegaron A aceptar el adjetivo como un pronombre de honor. ¿PORQUÉ SON IMPORTANTES? Cuando tomamos conciencia del puritanismo, de su rica y profunda producción teológica, es posible que lleguemos a afirmar como lo hace el Dr. J. Parker: “La literatura puritana, es más rica y profunda que cualquier otro teólogo que haya leido jamás” Sentimos alegría en el corazón, por difundir lo que consideramos necesario para el pueblo de Dios en Chile hoy. Dios nos ayude a contribuír con un granito de arena en el rescate y la difusión del pensamiento y tradición Puritana.
--> Leer más...

Las únicas canciones dignas de Dios son recibidas de Él (I PARTE) www.presbiterianoreformado.org

jueves, diciembre 30


Rev. Sherman Isbell nació en Mississippi en 1950, y estudió en la Universidad de Edimburgo, en el Colegio Teológico de la Iglesia Libre de Escocia y en la Universidad de Berna (Suiza). Se ha desempeñado como ministro desde 1989. Es además editor de una revista teológica editada por el presbiterio de Estados Unidos.Es instructivo considerar el argumento de Juan Calvino que la Palabra inspirada de Dios debería servir como el texto de las canciones de adoración. Concurriendo con la creencia de Agustín que las únicas canciones dignas de Dios son esas recibidas de Él, Calvino impulso el uso de canciones canónicas escritas por el Espíritu Santo.

Los Artículos cuales Calvino presentó al concilio de la ciudad de Ginebra en 1537 pidió cuatro acciones para traer la iglesia a una conformidad más extensa con las Escrituras y la practica apostólica 1. Uno de éstos era el canto de los Salmos en el culto. La salmodia de la congregación había sido introducida por Martín Bucer a las iglesias de lengua alemana de Estrasburgo en 1524 2, y cuando Calvino fue pastor de la congregación francesa en Estrasburgo en 1538, actúo rápidamente para compilar un Salterio francés 3. Con respecto al Salterio 1539 de Calvino, Charles Garside 4 dice, «Calvino lo había redactado; de eso no hay duda. Incluía diecinueve salmos en francés, todos menos una (No. 113) fueron en rima. Trece de éstos fueron por Clément Marot, y Calvino fue responsable del resto. Las versiones de la canción de Simeón, el Decálogo, y el Credo son de él también, de modo que éste, su primer Salterio, a diferencia de versiones posteriores, es peculiarmente su libro.» 5

La discusión más completa de Calvino sobre la salmodia viene en su «Epístola al lector» para «La forma de oraciones y de las canciones eclesiásticas» (1542, con material adicional en 1543) 6. Calvino, como Lutero y Bucer antes de él, fueron impresionados con los efectos de la música 7, y prominente en su «Epístola al lector» es la preocupación de Calvino que cuando las palabras se unen con la música en el canto, el texto debe ser producido por el Espíritu Santo. Dice Garside, «Ahora el hecho de que es una combinación de las dos postura un problema casi completamente insoluble: ‘Es verdad que cada palabra malvada (como dice San Pablo) pervierte buenas morales, pero cuando la melodía está con ella, perfora el corazón aún más fuerte e incorpora en él; así pues a través de un embudo el vino se vierte en un envase, de tal manera el veneno y la corrupción es destilada a la profundidad del corazón por la melodía’. Él había comenzado la adición a la Epístola afirmando que la música es un don de Dios. Pronto después expresa su preocupación por su capacidad de alterar la disposición moral o cambio de los corazones de los hombres. Ahora lo denuncia por su poder de aumentar e intensificar las palabras malvadas. Esto siendo el caso, ¿qué no la música, como Calvino lo entiende aquí, debe de ser eliminada enteramente del culto? Por otro parte, ¿si la melodía podría magnificar tan grandemente el impacto de palabras malvadas, qué no podría hacer lo mismo con palabras sanas? ¿Y si es así, qué no entonces es la cuestión de las palabras de ser cantadas más crucial que nunca? Ésa es precisamente la conclusión a la cual Calvino ha estado tan cuidadosamente y concientemente apuntando: el texto, de hecho, es sumamente importante. ‘¿Qué entonces hay de hacer?’ él pide, y con confianza contesta: canten los Salmos de David. Si uno acepta la proposición de San Agustín, como lo hace Calvino, que ‘ninguno puede cantar cosas dignas a Dios sino lo que hay recibido de Él,’ 8 entonces la búsqueda más exhaustiva no rendirá ‘ninguna mejor canción ni más apropiado al propósito que los Salmos de David que el Espíritu Santo hizo y hablo a través de él.’ Las palabras, siendo ajenos a lo malo, son demostrablemente buenas y no pueden ser lo contrario por tanto que son de origen divino. Además, los hombres están asegurados con este hecho, por ‘cuando los cantamos, estamos seguros que Dios pone las palabras en nuestras bocas, como si Él mismo cantara en nosotros para exaltar Su gloria.’ Los salmos servirán como un talismán contra el poder de la música y la melodía, con todo su capacidad para intensificar, serán acompañadas con las palabras que son hechas y habladas por el Espíritu Santo, incluso por Dios mismo, con el resultado que los hombres tendrán ‘canciones no sólo decentes, sino también santas, que serán como espuelas para incitarnos a orar y adorar a Dios, para meditar en Sus obras con el resultado de amar, temer, honrar, y glorificar a Dios.’ La solución alcanzada en teoría, Calvino procede de urgir la adopción universal de los salmos a la exclusión de todas las otras canciones. ‘Solo dejen que el mundo sea bien avisado que en el lugar de canciones en parte vacías y frívolas, en parte tontas y embotadas, en parte obscenas y vil, y en consecuencia malas y dañinos, cual hasta ahora han sido usadas, que se acostumbre en lo sucesivo a cantar estos himnos divinos y celestiales con el buen rey David’.»9

Calvino había reflejado sobre la diversidad de la canción religiosa en Estrasburgo, y a pesar de su endeudamiento a Bucer, mantuvo ciertas reservaciones. Él había aceptado el propósito de Bucer que a través de la sociedad que «todas las canciones seculares sean eliminadas y reemplazadas por las canciones religiosas; con esta substitución substantiva Calvino estaba claramente en un acuerdo esencial. Él lo adoptó, sin embargo, con una calificación profunda significativa. Bucer había hablado en todo su Prefacio [al Libro de cántico de Estrasburgo (1541)]10 de salmos y de canciones sagradas o canciones espirituales, y de este modo, como él mismo más que una vez admite, estuvo siguiendo la tradición establecida por Lutero de permitir todo tipo de música y todo tipo de textos de ser cantados en la Iglesia tanto como fuera de ella. Pero lo que era variedad para Lutero y Bucer fue promiscuidad para Calvino. Los salmos solamente eran sagrados. Para Dios y Sus ángeles como para hoy y como para el mundo inferior, nada estaba, o aún podría ser, apropiado, y con esa decisión el valor de Calvino de la salmodia vernácula había alcanzado a su apogeo.»11


PRIMERA PARTE:
--> Leer más...

¿SOLA SCRIPTURA O SOLA COSTUMBRE?

lunes, noviembre 1


Los principios de la Reforma


Es una gran alegría para mí volver a escribir en mi querido blog. Es cierto que lo he tenido muy abandonado y es que las tareas en las que me he visto envuelto este año han sido muchas. Me tocó desarrollar el portafolio docente en mi calidad de profesor (Lo que demandó un gran esfuerzo de tiempo y dedicación), también rendí parte de mis exámenes para ser pastor (rendí tres de cinco), los que culminaré Dios mediante, en la ciudad de Concepción, en el verano 2011. Por lo que no he tenido el tiempo que quisiera para dedicarme a postear en el blog. Pero, una fecha tan importante para el mundo cristiano como es “El día de la reforma protestante” no podía pasarlo por alto y he querido compartir con ustedes una pequeña reflexión.
Uno de los principios, pilares de la reforma , era el de “Sola Scriptura”. Este concepto cuya idea central era dejar totalmente de lado la tradición eclesiástica como fuente del conocimiento de Dios. Pues las tradiciones humanas son contrarias a la verdadera doctrina Cristiana. Todos los reformadores, aunque con más énfasis Calvino, vieron la total ignorancia que reinaba acerca del conocimiento de las Escrituras. La lectura de la Biblia estaba prohibida, lo que promovía la total y ciega sumisión al sistema de tradiciones humano.
Hoy, la mayoría de nuestras Iglesias (Hijas de la reforma), no somos muy consecuentes con este principio. Principalmente, porque la Biblia ha sido relegada a un costado y se ha convertido más bien, en un accesorio de los predicadores. Se utiliza como un pretexto para afirmar y reafirmar, conceptos e ideas particulares. Recurriendo a un verso por aquí y un verso por allá para demostrar que se puede hacer tal o cual cosa. Se habla de “contextualizar” la Biblia, para poder justificar la parafernalia, los ritmos sensuales que llaman “Alabanzas a Dios”, Las celebraciones paganas, la falta de reverencia en los cultos y un sinfín de ideas humanas que no tienen asidero en las Sagradas Escrituras. Nuestras iglesias se arrodillan y rinden culto a las “modas” religiosas.
Hoy, la Biblia no está escondida. Está al alcance de todos aquellos que quieran leerla y estudiarla. Sin embargo, pareciera que nuevamente las tradiciones (costumbres, modas) son más importantes que la Palabra de Dios. Las modas o costumbres religiosas son aceptadas, debido a que existe una gran ignorancia bíblica. ¿A quién le interesa contrarrestar las prácticas religiosas de nuestras Iglesias con la Biblia? ¿Sola Scriptura o Sola Costumbre?

CORAM DEO
--> Leer más...

LA SIMPLEZA DEL CULTO

lunes, abril 12


Por: Manoel Canuto.

Traducido del portugués por Juan Lobos.






Hoy tenemos una verdadera batalla en defensa de la libertad religiosa. Muchas entidades, aunque no sean religiosas, buscan la protección de la libre práctica de muchas religiones. Y toda esta batalla se centra principalmente en la forma en que se rinde culto a su dios. El mundo ha argumentado, con pocas excepciones, que todas las personas pueden rendir un culto particular a su dios. Algunos, son de la opinión de que no se debe condenar a ninguna religión, bajo pena de ser un delito condenable contra la ciudadanía. Todo el mundo dice que toda persona tiene "derecho" a adorar al dios que desee y de la forma que quiera. I. G. Vos dice que la palabra "derecho" no se entiende bien y que lleva a confusión y malentendidos. En realidad hay una diferencia entre la ley civil y ley moral. La ley civil tiene su validez en el contexto de la sociedad humana, pero la ley moral es válida en virtud de la Ley moral de Dios. Nadie puede impedir que un hombre tenga derecho a gastar su dinero en orgías y prácticas mundanas si este es su deseo. Lo que el gobierno puede y debe hacer en el caso de este hombre, que paga sus impuestos es protegerlo de cualquier otro ciudadano. Sin embargo, cuando este mismo hombre está de pie delante de Dios, utilizando estas prácticas carnales, debe abandonarlas y pensar en lo que Dios ha determinado que no debe ser hecho bajo pena de ser condenado a rendir cuentas el día del Juicio Final. Así podemos entender que el derecho civil protege el culto a todos los dioses, cualquiera que sea incluso la forma del culto, siempre y cuando no sea algo escandaloso o que ponga en peligro la vida de alguien o de la sociedad.


Sin embargo, muchos creyentes piensan que el derecho civil de la libertad religiosa debe ser aplicado en las iglesias hoy en día. Se olvidan de que antes de la ley moral de Dios nadie tiene el derecho de adorar lo que quiera. El hombre tiene una naturaleza depravada y corrupta y siempre busca a través de su impureza adorar a Dios, No es que sus intenciones no sean sinceras. El hombre primitivo tuvo que aprender a adorar al Creador. Era necesario para él para adorar con fe, que Dios acepte su fe ─ culto en algo de verdad. El hombre debe adorar a creer en la voluntad de Dios revelada. Vemos en las Escrituras que Dios ha declarado siempre la forma correcta para que el hombre adore a Dios, siempre ha enseñado sus principios antes de los del hombre debido a la impureza de los hombres. Dios no puede ser adorado según las imaginaciones e invenciones de los hombres, ni a través de cualquier representación. El énfasis es que Dios no puede ser adorado por otro camino que el indicado o ordenado en las Escrituras. Así que el creyente no puede pensar como el mundo piensa. Su libertad religiosa no debe ser vista como una libertad para hacer lo que quiera, sino como una liberación de las trampas y la servidumbre de Satanás que le impulsa a adorar a su manera de pensar, el cristiano está libre de pensamientos carnales a la voluntad de Dios revelado en la Biblia.


Según la Escritura, el culto no se debe dar a los ángeles ni santos, ni ninguna otra criatura. Sólo al Espíritu de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo. Debe ser un culto a través de la oración simple con acción de gracias, la lectura de las Escrituras, la predicación de sonido, el canto de los salmos, la correcta administración de los sacramentos, y en ocasiones especiales, con acción de gracias, el ayuno, votos y juramentos . Así lo dicen los teólogos de Westminster.


Estamos agradecidos a los reformadores por redescubrir el culto simple practicado en el período apostólico. El Dr. Pipa Greenville muestra a sus alumnos la sencillez del culto reformado, diciendo:


”Otra forma de pensar acerca de la simplicidad de la adoración es lo que yo llamo portátil (notebook) de culto. Portabilidad significa que podemos llevar a cabo nuestro culto en cualquier lugar. Este es el sí de la sencillez de culto, sólo necesitamos un atril, una mesa de la comunión, un libro de alabanza, una botella pequeña de agua, un poco de vino y un pan que ─ sea suficiente. “


¡Qué diferente es hoy! Ni hablar de las distorsiones practicadas hoy en día de culto cuando este principio de simplicidad se olvida.


Dios advierte en el segundo mandamiento:”…Porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso…” Ex. 20:
--> Leer más...

CON TODO YO ME ALEGRARÉ EN JEHOVÁ

lunes, marzo 1




"Aunque la higuera no florecerá, Ni en las vides habrá frutos; Mentirá la obra de la oliva, Y los labrados no darán mantenimiento. Y las ovejas serán quitadas de la majada, Y no habrá vacas en los corrales;



Con todo yo me alegraré en Jehová, Y me gozaré en el Dios de mi salud"





Bendiciones a todos los chilenos en este trágico momento. Dios nos mostró su poder absoluto sobre su creación. Pero también nos muestra la infinita paz y ternura de su protección. Dios consuele las personas que sufren en este momento. Oremos para que Dios les de conformidad y esperanza.
--> Leer más...