¿CRISTIANO, EVANGÉLICO O PROTESTANTE?

sábado, agosto 23







Parece una pregunta fácil de responder. Porque ser Protestante es ser evangélico, y todos los protestantes somos evangélicos, pero no todos los evangélicos son protestantes. Otros, se llaman simplemente Cristianos.
. Los católicos Romanos se dicen cristianos, los católicos ortodoxos también, los mormones, los testigos de Jehová, los neo Pentecostales, un número sin fin de herejes afirman ser cristianos; y la sociedad y hasta cristianos verdaderos les conceden este titulo por falta de conocimiento. En la época apostólica, no existían falsas Iglesias, por lo tanto las Iglesias poseían una sola fe universal. Llamarse Cristiano era la única forma de declararse "hombre o mujer de este camino" Hechos 9:2. Entrado el Segundo Siglo de la era Cristiana no era necesario utilizar otro término para definirse. En ese tiempo las únicas y verdaderas Iglesias eran católicas y ciertamente apostólicas. Pero sólo una era Romana….la de Roma. De tal manera, que en el concilio de Nicea, se debió especificar el significado del termino Cristiano como igual a Católico.
Luego en el siglo V, aparece el papado. Se desarrolla el concepto de catolicismo romano y entonces las primeras separaciones de la Iglesia. Aparecen las grandes diferencias teológicas , los primeros cismas, y entonces sí fue necesario llamarse de otro modo. En el período anterior a la reforma protestante, se llamaron de diversos modos: lollardos, quienes eran seguidoeres de Wycliff, los Hussitas, los Valdenses, etc. Wycliff, en el siglo XIV se levantó con el mismo ímpetu que más tarde lo haría Lutero y más fuertemente Calvino, también era catedrático y algunos nobles se pusieron de su lado. Llamó al papa anticristo, rechazaba la transubstanciación y las oraciones por los muertos, el celibato, etc... Ha sido llamado "La estrella matutina de la Reforma". Falleció en su parroquia de Lutter Worth en el año de 1385. En el siglo XVI llega Martín Lutero, Juan Calvino, Ulrico Zuinglio y con ellos la Reforma en plenitud. Desde entonces, el término aplicado a los disidentes de Roma fue Protestante, y más específicamente luego de Juan Calvino, reformado.
Si usted se define como “evangélico” bien puede confundirse con estos nuevos grupos “Cristianos” que han surgido o con un “Arminiano”. Si se define como “Protestante” o “Reformado” ya se sabe que lado y a que doctrina pertenece. Con toda seguridad, aparecerán nuevas herejías, y por consiguiente nuevos grupos se autollamarán “Cristianos” o “Evangélicos”. Nosotros, los protestantes y reformados ya tenemos un nombre y una respuesta definitiva y plena de la doctrina a la cual hemos sido llamados a por Dios. No aparecerán nuevos Luteros ni mucho menos otros Calvinos. Después de ellos a habido una evolución en la comprensión y asimilación del dogma pero la Reforma protestante ha sido la maduración del dogma y el final de esta evolución. Ahora, no solo debemos protestar contra la Iglesia de Roma, sino también con otros que también se hacen llamar “cristianos” o “evangélicos”, tal cual lo hicieron nuestros antepasados en la DIETA DE ESPIRA en 1529, y perseverar en la reforma de la Iglesia hasta la segunda venida de nuestro Señor.
Al llegar la plenitud del conocimiento del evangelio en el siglo XVI, no tenemos ya que responder a los herejes y adoptar un nuevo nombre para identificarnos como verdaderos creyentes. Juan Calvino en la "Institución" cap. XIII 4 nos habla de la utilidad de ciertas nuevas palabras diciendo "pero aquella nueva palabra daba a conocer cuales eran los verdaderos cristianos y cuales los herejes". Esta palabra hoy en día es protestante (o reformado). Significa que somos herederos y seguidores de la Reforma protestante del siglo XVI. Significa que creemos en las doctrinas comunes de Lutero y de Calvino que esencialmente son la negación de todo bien en el hombre natural (o ruina total del hombre terrenal a todo nivel), doble predestinación, salvación por fe sin obras; gratuita e inmerecida, gracia irresistible etc. Sola gratia, Sola Fides, Sola Scriptura, Soli deo gloria como solía decir Lutero en aquel tiempo.
En este sentido, debemos identificarnos con la doctrina protestante, aunque la verdadera doctrina es la enseñada por los apóstoles, pero más ciertamente, por Dios mismo a través de ellos, y la explicación de esta doctrina fue por medio de Lutero y Calvino, aunque guiados e inspirados por DiosDe tal manera, que nosotros los hijos de la reforma protestante, tenemos que seguir protestando contra Roma, contra grupos “Cristianos”, con grupos “Evangélicos” y otros herejes modernos; Debemos gloriarnos de ser protestantes, herederos de la Reforma. Y que como en los dias del prófeta Elías seamos muy pocos, aunque seamos solamente 700, Dios hará que no doblemos nuestras rodillas delante de Baal . Probablemente, nos hecharán de las Iglesias, nos dirán que somos fanáticos, pero estamos cimentados en la Roca eterna y las 5 columnas “Sola Gratia”, “Sola fides”, “Sola Scriptura”, “Solo Cristo” y “Soli deo Gloria”; en este edificio que nos cobija, nadie podrá destruirlo.