DE VUELTA A CALVINO...por favor...

viernes, agosto 15

El siguiente es un texto, tomado de la presentación de la página presbiteriana: www.presbiterianoreformado.org. Se han hecho algunas modificaciones con permiso de sus autores.


Es una alegría enorme presentarme ante ustedes. Soy representante de un pequeño rebaño del Señor con el único deseo de proclamar las inescrutables riquezas de nuestro Dios impulsando y trabajando activamente en el significado real de las Escrituras.Sé que dicho significado se ha perdido en el correr de los años con la decadencia doctrinal que nos ha tocado vivir, y que sólo es el resultado de quienes incesantemente y con un corazón puro claman por la verdad direccional de la Palabra de Dios."Y me buscaréis y hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón (Jeremías 29:13)".Creo que el material que expondré aquí llena una necesidad real y urgente en las vidas de los creyentes que buscan de todo corazón respuestas a sus preguntas cruciales sobre la verdadera vida cristiana. Preguntas que han sido clara y ampliamente contestadas por los puritanos escoceses de los siglos XVI y XVII y por quienes en la actualidad pretendemos seguir esta linea; pero que las Iglesias Calvinistas de hoy rechazan al pretender vivir un misticismo e individualidad brutal por medio de todo lo que apela a los sentimientos y a las experiencias individuales y psicológicas; en vez de las promesas del Pacto dadas en las Santas Escrituras.A una Iglesia decadente y a este mundo pagano nos dirigimos una vez más con la palabra profética: «Así dice el Señor.»Mi fe y visión acerca de la Iglesia no es personal ni támpoco nueva, sino todo lo contrario, es el pensamiento de los presbiterianos de los siglos XVI, XVII y XVIII que menciono a continuación:1. Reconocemos que el Antiguo y Nuevo Testamento son la Palabra de Dios y la única regla infalible de fe y práctica.2. Que toda la doctrina de la Confesión de Fe de Westminster y sus Catecismos Mayor y Menor en sus documentos originales, está de acuerdo con las Escrituras y fundada sobre ellas.3. Que el gobierno eclesiástico y el modo de adoración presbiterianos son los únicos que tienen derecho divino (o sea, establecidos por autoridad divina) y por tanto son inalterables. Y que el modelo más perfecto de estos principios que hasta hoy se ha alcanzado, está exhibido en la Forma de Gobierno y en el Directorio de Adoración adoptados por la Iglesia de Escocia en la Segunda Reforma.4. Que el hacer pactos públicos y sociales es una ordenanza de Dios obligatoria sobre las iglesias y naciones bajo el Nuevo Testamento. Que el Pacto Nacional y la Liga Solemne son una muestra de esta institución divina; y que estos documentos (Pactos) ejercen una obligación continua sobre la persona moral es decir, «una sociedad que ejerce la facultad de conocer, deliberar, determinar y actuar».5. Una aprobación de las contenciones (luchas) fieles de los mártires de Jesús, contra el paganismo, el papado (el catolicismo-romano), la prelacía, y el sectarismo; contra gobiernos civiles inmorales; contra tolerancias erastianas (o sea, iglesias gobernadas por el gobierno civil) y persecuciones que nacen de ello; y contender por toda la verdad divina y en testificar contra todas las corrupciones incorporadas en las constituciones (reglamentos) así de iglesias como de estados civiles.6. Adornando en una manera práctica la doctrina de Dios nuestro Salvador por medio de una conducta irreprochable en todos sus mandamientos y ordenanzas.La Misión:Reintroducir a la Iglesia protestante el cristianismo de las Sagradas Escrituras tal como se logró en las reformas presbiterianas de los siglos XVI y XVII para así buscar la unidad en la verdad doctrinal, el culto, el gobierno eclesiástico, y la disciplina entre las iglesias protestantes Calvinistas y promover el reestablecimiento de Iglesias presbiterianas reformadas.Suyo en Cristo Jesús.

0 comentarios: