LOS CINCO PUNTOS DEL CALVINISMO

sábado, agosto 9



Los cinco puntos del Calvinismo, también conocidos como las “doctrinas de la gracia”, las cuales a pesar de no haber sido postuladas por Juan Calvino, surgieron como respuesta a la controversia Armianista, llamada la Protesta (Remonstrance).
Los seguidores de Jacobus Arminius decidieron formular cinco puntos que diferían con la teología adoptada por los reformadores. Debido a ellos, los seguidores de Calvino, deciden en el Sínodo de Dordtrech, realizado en 1618-19, formular una respuesta a los Armianistas, y declarar sus formulaciones como herejías.
TULIP (siglas en inglés) es un acrónimo utilizado para las doctrinas de la gracia, de Depravación Total, Elección Incondicional, Expiación Limitada, Gracia Irresistible, y Perseverancia de los Santos.
En la entrada de hoy vamos a analizar las principales formulaciones de los Armianistas, para continuar con la explicación de cada uno de los cinco puntos del calvinismo y así refutar las ideas armianistas.
Los artículos de la Protesta Armianista son:
Artículo 1.
Que Dios, por un propósito eterno e inalterable en Jesucristo Su Hijo, antes de la fundación del mundo, determinó, a partir de la caída, pecadora raza humana, salvar en Cristo, para Cristo, y a través de Cristo, aquellos que, a través de la gracia del Espíritu Santo, creerán en este Su Hijo Jesús, y perseverarán en esta fe y obediencia de fe, a través de la gracia, hasta el final; y por otro lado, dejar a los incorregibles y no creyentes en pecado y bajo ira, y condenarlos como extraños de Cristo, de acuerdo a la Palabra del evagelio de Juan 3:36: “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él,” y de acuerdo a otros pasajes delas Escrituras también.
Artículo 2.
Estando de acuerdo, Jesucristo el Salvador del mundo, murió por todos los hombres, así que obtuvo para todos, por su muerte en la cruz, redención y perdón de pecados; pero nadie disfruta este perdón excepto el creyente, de acuerdo a la palabra del evangelio de Juan 3: 16, “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” Y en la primera epístola de Juan 2: 2: “Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo.”
Artículo 3.Que el hombre no tiene gracia salvadora de sí mismo, ni de la energía de su libre voluntad, miestras tanto, él en un estado de apostasía y pecado, pueda ni pensar, desear, ni hacer alguna cosa que sea verdaderamente buena (como lo es la fe salvadora); pero que es necesario que nazca de nuevo de Dios en Cristo, a través del Espíritu Santo, y renovado en su entendimiento, inclinación, y voluntad, y sus poderes, para poder correctamente comprender, pensar, desear y hacer lo que es verdaderamente bueno, de acuerdo a la Palabra de Cristo, Juan 15:5, “porque separados de mí nada podéis hacer.”
Artículo 4.Que esta gracia de Dios es el inicio, la continuación, y el logro de todo lo bueno, hasta el punto, que el hombre regenerado, sin ayuda, despertar, seguido de una gracia cooperadora, no puede pensar, desear, ni hacer algo bueno, ni soportar las tentaciones del mal; por lo que todos las buenas obras o movimientos, que puedan concebirse, deben ser adscritos a la gracia de Dios en Cristo, pero respecto al modo de operancia de la gracia no es irresistible; entre tanto que esté escrito que muchos resisten al Espíritu Santo, Hechos 7, y otros lugares.
Artículo 5.
Que aquellos que son incorporados a Cristo por verdadera fe, y han sido hechos parte del Espíritu de vida, tienen todo el poder para luchar contra Satanás, pecado, el mundo, y su propia carne, y ganar la victoria; entendiéndose que es por la gracia asistida del Espíritu Santo; y que Jesucristo les asiste através del Espíritu en todas las tentaciones, les brinda la mano, y si están preparados para el conflicto, y desean su ayuda, y no están inactivos, les evita caer, para que ellos, por ningún poder de sataneas, puedan ser desviados o arrancados de la mano de Cristo, de acuerdo a la Palabra de Cristo, Juan 10:28.

0 comentarios: