CALVINO NO ES DIOS.

lunes, septiembre 29


Hoy estamos a muy poco tiempo de que se conmemore en todo el mundo el 500 aniversario del nacimiento de un hombre que fué capáz de redescubrir entre las brumas de la religiosidad del siglo en que le tocó vivir, la luz del Evangelio. Me refiero a Juan Calvino. En el clima que poco a poco va tomando el mundo reformado presbiteriano con una serie de trabajos acerca de su obra y legado para la posterior cristiandad. En diferentes centros de estudios superiores, como universidades, seminarios e instituciones religiosas que siguen la linea del reformador ginebrino (Francés en estrícto rigor). Se trabaja vertiginosamente para tan magno evento. El propósito de estas lineas es para animar a los pastores y miembros de las iglesias presbiterianas a que desde sus comunidades se retomen las ideas de Calvino para demostrar en la práctica que somos iglesias reformadas, y que lejos de minimizar su tarea evangelística se redescubran las ideas calvinistas que a través de los años se han ido quedando en los anales de la historia pasada. El llamado es para aquellos espirítus calvinistas para que levantemos nuestra voz y demostremos que las lineas del pensamiento reformado calvinista siguen teniendo la vigencia y la exactitud biblica para una sana interpretación de la Biblia. Existen hoy día demasiados indicios que nos permiten afirmar que el legado de calvino está presente en muchos aspectos de nuestra vida. Que su enseñanza está presente, vigente y que aún interesa y es aludida por hombres y mujeres de disciplinas tan diversas como la Teología, Economía, Sociología y la Psicología.

Por tal motivo, llamamos a confesar, reafirmar y validar la figura de Calvino para la cristiandad moderna. Les insto a los calvinistas a mostrar sin miedo y sin reserva la figura más relevante de la teología después de Agustín. que nuestras iglesias presbiterianas vuelvan a tener el celo por la Iglesia, tal y cual lo presenta Calvino en sus escritos y más importante, en su vida, y también porqué no, a reconocer los errores cometidos en su época. Este hombre brillante, polémico, virtuoso, arrogante, apasionado fué hijo de su época, por tal motivo,no le podemos juzgar con nuestra mentalidad actual, es indispensable volver a los postulados e ideas de calvino. Es tiempo de desterrar de nuestras iglesias todo aquello contra lo que luchó en su vida, desterrar de nuestros cultos la irreverencia, la superficialidad de nuestros servicios, la falta de solemnidad el haber convertido su pensamiento en algo que es lindo recordar, pero que hoy no sirve. Sabemos que hoy no todo el mundo está de acuerdo con sus postulados, incluso calvinistas que nunca han leido a Calvino, esta adversión del mundo presbiteriano hacia la figura de Calvino se basa en la superficialidad y poco conocimiento acerca de sus escritos. pero también es culpa nuestra que no hemos hecho lo sufiente por reponer la figura de Calvino en el sitial que merece. Llamo entonces aquellos que no le conocen, a que lean sus escritos, sus ideas y luego se formen una idea con respecto a él. Leer a Calvino, no es solo para saber que piensa, es también darse cuenta de la profundidad de su teología, de la brillantez de sus postulados, de la estrícta relación con la palabra de Dios.

A los hijos espirituales de Calvino, les insto a mostrar el espiritu calvinista en todos los estamentos de nuestra vida, Calvino no solo habló de Dios. Habló de la familia, la educación, el trabajo, la sociedad, etc. Les hago un humilde llamado a redescubrir a Calvino.

Finalmente, decir también, que Calvino no es Dios. No es el centro de nuestra adoración. Pero es el referente usado por Dios, para reformar su Iglesia. Usted y yo somos hijos de espirituales de su obra, no podemos renegar de nuestro pasado. Calvino no es Dios.....................pero Dios estaba con Juan Calvino.


SOLI DEO GLORIA...AMÉN

0 comentarios: