¡ USO CORBATA TODA LA SEMANA. AHORA VENGO A LA IGLESIA A RELAJARME....!

lunes, septiembre 22



Sin duda alguna la forma en que nos vestimos a diario, refleja el respeto y la dignidad de quien tratamos y donde nos movemos. Creo que nínguno asistirá a su trabajo de oficina con jeans y polera, Mucho menos cuando asistimos a un casamiento, ni que hablar cuando solicitamos un empleo, o nos invitan a una gala o a entrevistarnos con alguna autoridad. No voy a ahondar en el tema...USTED SABE Y YO TAMBIÉN QUE ES ASÍ.


Si comprendiéramos los presbiterianos,el sentido del culto y la majestuosidad de quién es el centro de él, sin duda nuestra actitud cambiaría y se reflejaría en un mayor esfuerzo por presentarnos formal al servicio de adoración. Imagino la cara de algunos hermanos en este momento e imagino desde ya su defensa..."Dios no mira lo externo del hombre sino que su corazón", "Trabajo toda la semana con corbata y vengo a la Iglesia a relajarme".(Resalté la última frase para llamar su atención, pero ni siquiera vale la pena que me detenga sobre este punto). Efectivamente, no podemos juzgar a alguién que asiste a la Iglesia informalmente, deben existir muchas razones para que un presbiteriano asista a la Iglesia de esa manera o ¿no? Se me imagina que puede venir directo desde su trabajo y no alcanzó a cambiarse, o tiene problemas tan graves que su última preocupación es su manera de vestir..........o quizás núnca escuchó en la Iglesia de como asistir a adorar a Dios. No quiero aludir a textos bíblicos, ni pasajes rebuscados de la Biblia para decirle lo importante que es nuestra manera de presentarnos al culto para Dios.(ojo....no es para relajarnos, es para alabar a Dios, rendirle culto).




Sabe hermano, nos vestimos formal toda la semana para cumplir con nuestro trabajo secular...y el día del Señor.......




Recuerde que somos una unidad, alma y cuerpo y nos presentamos al culto con ambas sustancias(para los teólogos... sustancia en sentido metafórico ya?). Un presbiteriano debe saber que en el culto al Señor TODO NUESTRO SER está al servicio de Dios. Nuestra música, nuestra manera de vestir, nuestra actitud en el culto todo eso es la adoración a Dios. ¿Para qué reservamos el tiempo del domingo como algo especial? ¿Si no lo hacemos importante?


No abogo por una preocupación especial en cuanto a la ropa...Pero tengo miedo que nosotros los presbiterianos, terminemos asistiendo a nuestros cultos vestidos como día sábado, y nos vayamos al otro extremo olvidando que vestir formalmente si tiene importancia. No es que la Iglesia del Señor sea un lugar terrible, sombrío, severo, rígido. Pero támpoco es un lugar para hacer lo que queramos. Es un lugar sagrado,distinto a todos los demás, Es la casa de Dios. No es un mall, o un parque. Toda nuestra actitud, entiendalo bien hermano presbiteriano, debe reflejar nuestra fé en la presencia de Cristo.
El respeto, el decoro, el orden hacia lo sagrado ha ido disminuyendo en nuestra cultura moderna
precisamente, porque hemos perdido de vista la grandeza del Dios que servimos. No nos va a salvar nuestra forma de vestir, pero sí engrandecerá la majestuosidad del culto al Señor, quién merece toda honra y Gloria. El hecho de que Dios sea nuestro Padre y nos ame mucho no se opone a la reverencia y la Gloria que se merece. Hermano presbiteriano, recuerde el celo con el que Jesús defendió el uso de la casa de Dios. Finalmente, usted sabe así como lo sé yo también, que lo expuesto es parte de la adoración a Dios. Desgraciadamente, usted sabe y yo también que buscaremos una buena excusa para no hacerlo. Y quizás tenga razón. Si al final el que escribe es un simple presbiteriano más.




SÓLO A DIOS A LA GLORIA...........AMÉN


0 comentarios: