¿REFORMADO?

lunes, febrero 16

El término “reformado” ha llegado a tener tal variedad de significados en la vida de la Iglesia presbiteriana en el día de hoy, que ser “reformado” hoy día es sinónimo de absolutamente nada. Incluso muchas Iglesias que lucen ostentosas este título, muchas veces son contrarias a la fe que dicen representar.
Muchos hermanos también se llaman a si mismos “reformados” y si se les pregunta que significa ser reformados, no tienen la más absoluta idea de que es serlo. Se llaman reformados porque su iglesia se declara reformada, porque es sinónimo de una iglesia antigua, y también porque no……Porque es linda la palabra.
Es muy importante que usted entienda en toda su plenitud lo que significa ser reformado. Usted no puede tener duda sobre aquello, recuerde que es usted el único responsable de lo que cree. Si usted es “reformado” estas líneas no son para usted. Por el contrario si usted dice ser “reformado”, pero acepta algunas verdades a medias, o si no tiene mucha claridad, estas reflexiones son para usted. Pero es importante que usted se defina, o es “reformado” o no lo es.
Veamos. Muchas iglesias presbiterianas. Que dicen ser reformadas creen en la autoridad de la biblia, que la biblia es infalible, creen el nacimiento virginal de Jesús, en los milagros, en el creacionismo, en la resurrección del cuerpo y esperan la venida triunfal de Jesús desde los cielos. El creer estas verdades fundamentales no hace a un hombre o mujer “reformado” los romanos también creen en esto.
Algunas Iglesias presbiterianas reformadas enseñan que la salvación depende de actos humanos, enseñan que hay un Dios débil que pide por favor que los seres humanos se entreguen a él. Nos enseñan que la música del culto debe ser para atraer a gente, que no importa como usted se vista para ir a la iglesia, que cantar los Salmos es anticuado, que los cultos deben ser “modernos” o si no los hermanos se aburren. Muchos líderes hoy día por temor a que la gente se vaya de las iglesias acepta que se introduzcan prácticas muy alejadas del espíritu “reformado”, solo con el afán de evitar el éxodo de los hermanos, por miedo a ser catalogados de “frios” o “retrógrados” se aceptan cultos más dinámicos más “espirituales”. ESO NO ES SER “REFORMADO” NUNCA LO A SIDO, NO LO ES AHORA, NI NUNCA LO SERÁ.
El término “reformado” tiene su origen teológico en Calvino. El genio de la reforma protestante postula un cambio radical con el culto corrompido de la iglesia de Roma. En ese sentido es una reforma a la doctrina, la liturgia y el gobierno de la Iglesia. Calvino se propuso, motivado por Dios el reformar la iglesia. Y su trabajo fue demoler y destruir todo lo que opone a Dios y su Palabra. Se propone reestablecer lo que fue instituido por Dios para el ser humano a través de su Palabra. Esta necesidad de recuperar la verdad biblica llevó al insigne reformador a elaborar un cuerpo teológico que se llama “doctrina” reformada
Hoy nos toca vivir un tiempo en el cual los reformados no tienen interés en la doctrina, su principal preocupación es “salvar almas”. Y aunque no podemos negar que la evangelización es un mandato de Dios que a sido puesta como tarea de la iglesia. Lo es también y más importante el mantener sin cambios ni agregados la fe que nos fue transmitida. ¿Para qué evangelizar, si vamos a descuidar la verdad de la Palabra de Dios?¿Vamos a traer gente a la iglesia para que sean Arminianos? . En absoluto.
SOLI DEO GLORIA

0 comentarios: